25 de junio de 2008

Affaire


El sol a pleno en una mañana fresca invitaba a dar un paseo por la plaza o el ayuntamiento, el comercio despertaba y las señoras del mercado desde temprano echaban pupusas para los que presurosos marchaban a sus labores diarias ya fuera en el campo o dentro de la ciudad.

Las clases sociales si bien no llegaban a castas eran lo más parecido a ellas, había una marcada línea entre los pudientes y la clase trabajadora y aunque a veces se respiraba cierto aire de intranquilidad por la efervescencia que esto conllevaba, se trataba de restar importancia al tema.

Javier era un comerciante en pequeño que desde su infancia se había destacado como alguien que resalta por sobre los demás, en la escuela no era el mejor pero se mantenía dentro de los primeros de la clase, eso sí, era de lo más completo, jugaba fútbol, basquetbol, béisbol, con sus progenitores era obediente y respetuoso, pero a los 17 años falleció su padre y esto lo obligó a dedicarse al negocio familiar de talabartería, como pudo, mezclando trabajo y estudios se hizo tenedor de libros y llevaba las dos actividades a la par con tal de asegurarse un buen ingreso.

La Paz era un lugar que hacía honor a su nombre, era muy apacible. Pero los días antes de las fiestas regionales era un hervidero de gente, las agrupaciones musicales que se iban a llevar, la fiesta en el parque, la elección de la Reina, el jaripeo, la comida, etc, etc, etc. Todos querían participar en algo. Fue en uno de esos días que la vió, alta, espigada, rostro perfecto, simetría corporal impresionante y lo que lo traumó, la sonrisa más blanca y pareja que había visto en su vida!

Ximena era hija de un importante hacendado del poblado, se había preocupado por llevarle maestros de la capital a que le enseñaran Etiqueta, inglés, francés y latín. Don José era inflexible en su forma de ser, había logrado que sus otras dos hijas se casaran con extranjeros que conocieron mientras viajaban por Europa para culturizarse y quería algo similar con la menor de la familia.

Se conocieron y no tardaron en caer enamorados uno del otro. Pese a que sabían que involucrarse en ese escarceo no sería un camino de rosas para ninguno de los dos, lo hicieron, sin darse cuenta se vieron imbuídos en un romance contra todo pronóstico, la rica se fijó en el pobre, la familia iba a poner el grito en el cielo y todas las condiciones les eran adversas... pero poco les importó.

Un día Javier escuchaba la ronda de lamentos de parte de su confidente, Damián, que le reprochaba por no acatar la recomendación que le había dado de no meterse en camisa de once varas cuando el primero le confesó que ya se habían besado y que si su relación se llegaba a hacer pública, no habría de otra que fugarse, a la vieja usanza, ambos sabían que en el pueblo no los dejarían ser felices. Pero esa plática tuvo una escucha más, la criada de la casa de los Meléndez estaba comprando anís en la tienda naturista contiguo a la talabaretería de Javier y más tardó Damián en terminar de hablar con su amigo que la madre de Ximena en saber las secretas intenciones de su hija.

Doña Delia hacía sentir su ira en todo el casco de la hacienda, vociferaba que como era posible que su hija, la menor de todas y su preferida, hubiera siquiera posado sus ojos en el que curtía cueros en el centro, la mandó llamar y la sentenció:

Te queda terminantemente prohibido volver a ver a ese hombre, es un vulgar, no te merece, que no ves que no sabes con quienes se ha metido? además es un cualquiera, no tiene alcurnia ni nuestra estatura social.

Era una injusticia desde donde se le viera pues doña Delia había sido consorte de don José cuando andaba de novio de doña Teresa, prácticamente se lo había robado por haberlo seducido y convencido que la hiciera su esposa en base a sus atributos en la cama. Abolengo? cual abolengo? si en ese entonces ella vendía frutas en el mercado a la par de los puestos de mariscos!

Ximena lloraba por horas y horas ante la intransigencia de su madre de dejarla ser feliz con el hombre que había escogido, le parecía inconcebible que su postura fuera tan radical. Su padre ignoraba lo que acontecía pues se entretenía en la capital con las amantes que tenía, el destino se encargaba de equilibrar la balanza para doña Delia por haberse quedado con un hombre que no era para ella.

Producto de la decepción de no ver a su amada Javier se desquitó con el alcohol, aquel que nunca había sido sino un bebedor social tomaba y tomaba y tomaba como buscando ahogar su pena.

Las repercusiones no se hicieron esperar, la clientela no recibía los pedidos a tiempo y obviamente los ingresos disminuían cada vez más, los rumores en el pueblo eran que un amor le partía el corazón y aunque no tenían certeza ya se sospechaba de quien se trataba, al fin y al cabo era un pueblo y todo se sabe.

Todo parecía irreal, era como si todo el tinglado preparado por quienes se oponían les hubiera resultado desde el primer día pues los enfrentaron y usaron la vieja máxima de divide y vencerás, a ella le contaban de sus borracheras, a él le decían que ya había alguien más en su vida, aquella granítica unión que tanto prometía se tambaleaba moribunda ante el regocijo de las retorcidas mentes que planearon no dejarlos en paz hasta que se separaran.

Ximena le mandó un mensaje a Javier y se aseguró que lo hubiera recibido mandando el recado a su negocio con un colono de su confianza, que quería verlo cerca de la gasolinera de la salida a la carretera. Así fue, se vieron.

Javier ya comprobé que los rumores que estás bebiendo seguido son ciertos, yo no quiero seguir así, te acordás que marcaste a la casa bien tomado como a las 2 de la mañana?

—Esteee no estoy seguro pero creo que en cierto momento de la noche perdí el conocimiento, a juzgar por algunas imágenes vagas que vienen a mi memoria evidentemente me quedé dormido. Empecé a soñar, un sueño loco, soñé que estabamos juntos que nadie nos impedía seguir como pareja. Verdad que me estás esperando?

El veneno que la madre le instilaba a diario en contra de su novio había empezado a surtir efecto, ella guardó un silencio sepulcral, no le interesaba aclararle eso, él la miraba fijamente, ella lo evadía, cuando al fin no pudo evitarlo, trenzaron sus ojos y lejos de perderse en su mirada, le devolvió una mirada vacía, no era la misma que tenía antes, ahora todo era una falacia. El moría a pausas, sentía un cambio drástico, como que lo veía de menos, por encima del hombro.

El se comportó estoico y como pudo aguantó la bomba que le estaba tirando, ella insistió durante toda la plática que la relación no funcionaba y lo hizo caer en una realidad indisimulable: Lo estaba dejando, olvidando su promesa de amarlo por siempre y formar una familia.

Cuando era evidente que no podrían superar ese impasse, con lágrimas en los ojos Javier solo alcanzó a balbucear:

A mí me has defraudado como persona.

Ya se retiraba ella cuando Javier agarró valor, consciente que lo más probable era que no se volverían a ver nunca más y no tenía sentido quedarse con aquello que lo mataba por dentro.

¿Sabés cuál es mi gran desilusión? Que se podía, pudimos haber rescatado lo nuestro en un momento dado y vos te acobardaste, no tuviste el arresto necesario para enfrentar tus miedos y caer en la cuenta que hay cosas que si no las hace uno mismo nadie va a venir a hacerlas por uno. Me estás dejando con el corazón hecho trizas pero me voy a levantar. Siempre que hubo alguna dificultad en mi vida la superé, si hubo que escalar una montaña la subí, si hubo que cruzar un río lo nadé, esto no va ser la excepción, te lo juro!

Al margen de los reproches que no eran otra cosa que patadas de ahogado, con aplomo agachó la cabeza, tragó grueso como cada vez que las cosas eran más de lo que podía manejar y partió sin rumbo fijo, con la esperanza de hallar algún día quien le valorara lo suficiente y no lo abandonara al presentarse la primera dificultad.

16 comentarios:

cesar dijo...

interesante, puya, me ha llegado como te has dedicado a contar las historias estos dias.- felicidades

Laura dijo...

Yay! Por fin pude leerlo.. Muy bien mi Mario.. me gustó.. es.. hmm.. llegador.. jeje.. Maldita sea cuando no lo dejan a uno escoger.. grr..

Besooosssss!

Wendy Kitty dijo...

puya vos... yo pense que al final la chava iba a tratar hacer algo pero le valio, q triste....

marce dijo...

Hay una canción de Arjona, que me viene a la mente al leer este post "Lo que las ideolodias dividen al hombre, el amor con sus hilos los une en su nombre"... pero.. tristemente no es el caso...

Cuando se tiene amor de verdad, se lucha, hombro a hombro contra cualquier adversidad que se ponga en nuestor camino... sin voluntad no hay triunfo, y el amor, nunca ha sido cuestion de uno... pero bueno, a la larga, quiza esto ha sido lo mejor.

Un abrazo Mario.

Anónimo dijo...

Que bonita esta la historia, se me parece a una historia que lei recientemente, humm. Hasta ahi llega o esta en continuara?? Saludos.

Carlos Trio dijo...

Tenés talento escribiendo mariolino...

Princesita Soñadora dijo...

parecen historias copipasta de correo!

Mariolinocopinol dijo...

bueee q sabe el zope de miel blanca!
no se le puede pedir nada a los analfabestias, chava get a life! nadie te ha pedido q vengas a hostigar la vida! regresa a tu blog de historias de sexo desenfrenado y pasion lujuriosa!

chuchoefinca! dijo...

ta nice la historia... pero una cosa men, metes muchos detalles que ala larga podrias omitir sin cambiar el significado, pones cosas fuera de contexto(o sea, va lenta la trama...)
pero megusto :) juas, me tardo en leerlaxq meda weba leer tanto xD como si fuera la biblia juas juas xD

Kmila (Short time Memory girl) dijo...

Hay que romanticaaa la historia Mariooo.. Se enamoro un pobre bicho de una niña de la sociedad..je,je. Saludos y ta chula la historia..

●La Pajarita● dijo...

Mmmm.. a don chucho, fijese que yo creo *ya me va a decir que le vale chonga lo que yo piense, no es mi problema* que son los detalles los que le dan mucho más valor al relato. Respecto a eso, que también veía a decirselo a don Francia, es que puede hacer mucho más con esos detalles. No los deje ignorados, póngale ahi una salsita como usted lo sabe hacer... también realzar las partes más importantes, como cuando el bicho se puso a pishinga **aahh que le gusta el shambre** Por lo demás, me gustó mucho mucho. Debería considerar el publicar sus libros guardados, partes por partes. Otra cosa, a mi me gusta la tragedia, esperaba leer un final más marcado :) jejeje.. *que jode esta bicha* ... Bueno, aunque creo que usted ya sabe donde le soca más el zapato ^^ así que le repito, me gusto :) me pareció como un embudo: amplio en posibles situaciones, pero terminó en lo predecible *quienes hemos seguido tu historia*

Saludos a don Francia :D

Anónimo dijo...

lo dicho!!!....si caigo maestro...y ni modo....el q tenga q crecer q crezca y el q ha d seguir q tome su camino y no mire atras....lo qno mata nos hace mas fuertes buena historia...

Oswald dijo...

Muy buena amigo...

Espero nos des la segunda parte de esto.

Adelante!!!

Claudia dijo...

patada al pecho ..mi querido mario...i support you dude!

Katherine Montero dijo...

"Su padre ignoraba lo que acontecía pues se entretenía en la capital con las amantes que tenía"

•sabe? no se de donde saca eso pero... hahaha! me recuerda a un alcalde ke yo conosco :D

ya la termine de leer i me gusto bastante! :D no se si por el feminismo ke representa :D o por el claro dominio de la madre en el hogar! :|

pero me gusto! :D

silcarodriguez dijo...

amigo..que gusto leer algo salido de lo mas profundo de su mente inspirada. Buena historia, y mis saludos mas grandes. que orgullo compañero. Felicidades.