21 de octubre de 2008

Las muertes más idiotas de la historia

Me llegó en un mail y si que está curioso!


Atila, rey de los hunos: Conocido en occidente como "El azote de Dios".

¿Cómo murió?: De una hemorragia nasal. A pesar de su estatus social no solía beber ni comer en exceso, pero en su noche de bodas hizo una excepción comiendo mucho y emborrachándose. A media noche, su nariz empezó a sangrar pero estaba demasiado borracho para darse cuenta. Se ahogó en su propia sangre.


Tycho Brahe: Importantísimo astrónomo danés del siglo XVI. Su trabajo permitió a Isaac Newton llegar a la teoría de la gravedad.

¿Cómo murió?: Cistitis. En el siglo XVI, levantarse de la mesa antes de acabar de comer era considerado un insulto. Tycho, se pasó con la bebida y el no levantarse para ir al baño, le ocasionó una gran infección que finalizó con su muerte tras 11 días de fiebres altísimas.

Horace Wells: Odontólogo pionero en el uso de la anestesia en el siglo XIX.

¿Cómo murió?: Usó anestesia para suicidarse. Wells se convirtió en un adicto al cloroformo y fue encarcelado por varios delitos. En una carta que escribió en prisión, culpó al cloroformo de sus problemas. Cuatro días después fue encontrado muerto en su celda.

Francis Bacon: Uno de los personajes más influyentes del siglo XVI. Político, filósofo, escritor y científico.

¿Cómo murió?: "Gracias" a rellenar un pollo de nieve. Bacon estaba mirando una tormenta de nieve y pensó que la nieve podría conservar la carne como lo hacia la sal. Se quedó fuera de casa para ver como el pollo cubierto de nieve se congelaba. El pollo nunca se congeló pero Francis Bacon pilló una pulmonía que le causaría la muerte.

Esquilo: Considerado el creador de la tragedia griega.

¿Cómo murió?: Golpeado por el caparazón de una tortuga en la cabeza. Poco antes de su muerte, el oráculo le vaticinó que moriría aplastado por una casa, por lo que decidió residir fuera de la ciudad. Curiosa, y trágicamente, falleció al ser golpeado por el caparazón de una tortuga, que fue soltado por un quebrantahuesos desde el aire.

Harry Houdini: Mago e ilusionista de origen húngaro.

¿Cómo murió?: De una hemorragia al reventarle el apéndice. Retó a un universitario jugador de rudby a que le diera puñetazos en el abdomen en una noche de pubs y cervezas, argumentando que sabía controlar su cuerpo y que no sentiría dolor. Pero tenía principio de apendicitis y murió de una hemorragia al reventarle la apéndice.

Antonio Gaudí: Máximo exponente de la arquitectura modernista catalana.

¿Cómo murió?: Al ser arrollado por un tranvía cuando cruzaba la calle.

Isadora Duncan: Bailarina estadounidense.

¿Cómo murió?: Estrangulada cuando la larga bufanda que lucía alrededor de su cuello se enredó en la llanta del coche en que viajaba.

6 comentarios:

malvadoyin dijo...

La vida es absurda :)

malvadoyin dijo...

(¿o es la muerte?)

Marcela dijo...

Cosas ilógicas que pasan pero siempre pasan por alguna razón :p... Saludos...

Mr.Venom dijo...

pega el tema que le haz puesto, pero, bueno... nunca se sabe como llegaremos a morir copinol!

GeR0 dijo...

Nacemos, Vivimos y Morimos, ese es el orden... has leido alguna vez frases de gente famosa antes de morir? acá te dejo http://neorural.wordpress.com/2006/10/07/frases-antes-de-morir/

QueithCita Montero dijo...

la de Esquilo me gusto :) porque era la casa de la tortuga :) xD! no le deseo el mal a nadie, pero esa estuvo divertida :)