27 de octubre de 2007

la suerte


Es bueno analizar la 'suerte' desde el punto de vista de la realización personal por medio de los méritos acumulados para ello. Hay darse cuenta de que la excusa de no tener suerte nos priva a veces de forjarnos, por nuestros propios medios, un camino seguro hacia la realización y el éxito en todas las etapas de nuestras vidas y en todos los campos que ésta encierra. Quienes creen que nos dañan pueda que al final un favor nos estén haciendo, si una puerta se cierra se abren dos, al menos yo lo tengo comprobadísimo. He aquí una pequeña historia que me hallé por ahí y que ejemplifica a la perfección dicha idea:

Hace mucho tiempo, en el camino de la vida, un hombre y una roca se hallaban a la orilla de el camino de la vida; el hombre sentado viendo como los demás caminaban afanosos y atareados, se les veía algo cansados pero también se les dibujaba en el rostro un sereno gesto de satisfacción, en un momento cualquiera el hombre dijo a la roca -que era su compañera-:

-Miralos, afanados y cansados, llevan cargas enormes sobre sus espaldas, las manos repletas de opciones para un supuesto mejor futuro, no han envejecido aún pero como sigan así van a hacerlo más rápido de lo normal, no se cansan de trabajar en proyectos que a algunos se les caen una y otra vez y luego intentan reconstruirlos y solo después de haberlos reconstruido cientos de veces logran levantarlos, sino otros llegan a hacerlo pero nunca dejan de avanzar con la pesadísima carga de sus proyectos, lo que no entiendo es cómo, a pesar de todo, se les puede ver tan satisfechos; ¿será que no les desanima caer tantas veces?, yo la verdad veo que todo eso es muy estresante, por eso, al igual que tú, estoy aquí sentado a la orilla de el camino de la vida, esperando, sin tanto ir y venir, a que la suerte me sonría una vez y con ello demostrarle a esos tontos que no se necesita de tanto cargar, llevar, levantar, caminar, caer, levantarse, hacer y ese montón de cosas que los mantiene tan cansados y origina en ellos ese hipócrita rostro de satisfacción; la verdad es que en la vida lo que es de uno, es de uno y la suerte es la que lo trae, no veo la necesidad de caminar tanto por la vida para llegar a lo que me pertenece, para eso tengo la suerte que espero me saque de esta orilla.... en esas una de las personas que iba caminando por la vida se detuvo al escuchar lo que decía aquél hombre y le dijo: solo te voy a decir tres cosas: la primera es que estamos satisfechos al saber que somos los dueños de nuestras vidas, las manejamos y vamos por este camino creando tramos más largos y solidos para nosotros y los nuestros, para nuestro presente y nuestro futuro; lo segundo es que la suerte es la mejor amiga de los negociantes del azar, ella es una invención que impulsa a los insulsos y perezosos facilistas a querer obtener lo que no está guardado para ellos, porque haz de saber que aquellos que, supuestamente, tuvieron un 'golpe de suerte' son a quienes la vida les tenía reservado todo cuanto 'la suerte' les ha dado; en algo tienes razón: cada cosa en su lugar, cada quién con lo que le pertenece, al césar lo de el césar lo que es de él, pero la fortuna no es quien nos da lo que soñamos sino es la vida la que nos entrega lo que es nuestro. Por ultimo quisiera contradecirme un poco al pensar que tengo suerte al no estar ahí, como ahora estás tú.

2 comentarios:

Cacatua trepadora dijo...

amor no sé lo que paso...por fa comunicate conmigo...tené en cuenta que te quiero.

Wendy Kitty dijo...

si tienes razon, a veces es bueno creer en la suerte pero a veces es dañino! si confias sólo en eso para moverte por la vida estamos mal