2 de junio de 2009

Pasado no regreses a atormentarme

Hoy hace un año fue la ultima vez que lloré, lo hice amarga y desconsoladamente. Desde ese día mucha agua ha corrido debajo del puente y el río de mi vida ahora es más caudaloso. Aprendí y crecí. Realicé que hay cosas que no son para mí. Comprobé que la felicidad en su estado puro no existe. Me dí cuenta que no hay que dejar volar tan rápido la imaginación. Capté que las ilusiones están hechas de papel y se pueden mojar o quemar según el azar.

Hoy soy un hombre distinto, todavía lleno de defectos pero menos ingenuo que antes.

5 comentarios:

Lauuuuu dijo...

"Comprobé que la felicidad en su estado puro no existe." .. Hmm, no, yo creo que la felicidad se la forja uno, no? No hay que dejar que las demas personas te amarguen la vida.. Hay que apreciar las pequeñas cosas que te da la vida tambien. Está bien que tengas sueños e ilusiones. No porque alguna persona te los haya roto, no quiere decir que ya no los puedas tener nuevamente.
Creo que si no tienes tu mente puesta en algo y no tienes una meta, una esperanza en tu vida.. estas muy mal.

He dicho. (la verdad no me pude expresar mejor, porque tengo sueñito, pero esa es la idea, jaja)

Jaja, un besote Mario. x

W3N! dijo...

:S I guess I know what you´re talking about, pero ánimo Marito, a mal tiempo buena cara y veo q así lo has hecho, descubriste buenas cosas en ti y creciste...

La felicidad??? La felicidad sí existe Marito... es decisión de uno ser feliz. Un ej... acaso tus hijos no te dan felicidad y de la forma más pura q debe haber en esta vida????

Saluditos... :)

Hija de la Luna dijo...

Bien bien... Me encantó tu entrada... Eso de la felicidad siempre es un debate existencial. Yo tmbn soy de esas que creen que en verdad no existe en un estado puro.

Creo que la felicidad es parte de toda la gama del "deber ser" que tanto nos jode... Además la felicidad es algo que se ha prostitiuido y que pueden pretender vendértelo hasta en una caja de cereal.
Creo que no es de amargados pensar así, al contrario me parece mas realista. Todos los días llegan a consulta a mi espacio de trabajo, personas que sienten que son "anormales" o "locas" por no cumplir con el estúpido "deber ser" de ser felices, por lo que creo que no es una obligación. Son sólo momentos efímeros, volátiles pero que debemos tener la suficiente conciencia para disfrutar aunque solo duren segundos...
Saludos desde México :)

Rafael Rodríguez dijo...

Hubiese sido interesante conocer la razón que lo hizo llorar (peco de metido), PERO, creo que se entiende...

Pásela bien, don Mario.
Saludos.

Clau dijo...

el pasado recurrente...te entiendo
Llorar hace bien a veces, distensa, pero igual lastima el corazon

fuerza Mario!

=)