30 de septiembre de 2009

Eclipse de amor

De Carlos Barulich.

Cuando llegaste a mi vida
fuiste un sol que me envolvía
con sus rayos luminosos
poniendo luz a mis días.

Y fuiste lluvia bendita
que humedecía mi alma
y tormenta que arrasaba
y después silencio y calma.

Y fuiste luna en mis noches
y viento que me llevaba
a un mundo desconocido
donde feliz yo te amaba.

Pero los años pasaron
y de esa mujer deseada
que era sol, luna y tormenta
no queda nada de nada.

Eres ahora un eclipse
porque de tanto comer
engordaste de tal forma
que ni el sol me dejas ver.

3 comentarios:

Ester dijo...

Estaba con el suspiro detenido leyendo el poema, hasta que al terminar de leer el suspiro se convirtio en ¬¬

Kmila (Short time Memory Girl) dijo...

Hay que pesimo ese poema ><

Clau dijo...

qué grosero!!!!! no que era humor? bah, el humor masculino, tan exótico =S