13 de mayo de 2011

Te dejé ir

Dice una canción que "Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio".

Quiero que sepas que nunca quise causarte problemas, siempre te voy a desear que te vaya bien y me voy a alegrar de tus éxitos. Si te causé algún disgusto, nunca quise ocasionarlos, al menos no a propósito. Estoy consciente que a todo le llega su fin. De igual manera sé que a veces resulta peor el remedio que la enfermedad y darle largas a la agonía no es piedad, al contrario, es sadismo.

Las angustias llegan y se van y lo que quedan son palabras, pero las palabras se las lleva el viento. De los fracasos hay que levantarse rápido para que haya un comienzo con posibilidades promisorias. Sin embargo, no siempre se puede girar la cabeza a otro lado y pretender como si nada está pasando. Sobretodo si no te has hecho a la idea del vacío.

Que te vaya bonito, y el día de mañana deseo con todas mis fuerzas que veas todo con optimismo y recordés lo que algún día te dije: No tenés límite, soñá en grande, el mundo es tuyo.

4 comentarios:

Carla dijo...

Se puede cerrar una puerta pero se abrirá una ventana ;-)

LILIUM dijo...

...La gran mayoria de las cosas, como la vida tienen un fin...
...Lo rescatable de esto es que cualquier cosa que temina para bien o para mal, deja experiencias que enriquecen nuestras vidas y forman un recuerdo que aunque aveces es poco grato no esta de mas...

antigonum cajan dijo...

El mundo se me achica, o me voy engrandeciendo? O como dirina los Tigueritos del Norte:SIN TALENTO NO BUSQUES GRANDEZA PORQUE NUNCA LA VAS A TENER.

Verarchi dijo...

Que bonito es lo bonito!