25 de noviembre de 2009

Colón, espía portugués?

Según el historiador portugués Manuel Rosa, Colón quería alejar a Castilla de la verdadera India.
Por: Juan Manuel Bordón

Colón no nos burló, los que nos burlaron durante quinientos años fueron los historiadores", dice el portugués Manuel Rosa, que se presenta como una víctima más de la burla a la que de casualidad picó el bicho de la duda. En 1991 recibió un libro donde el historiador Mascarenhas Barreto postulaba que Cristóbal Colón era en realidad portugués y se dispuso a desacreditar esos argumentos. Sin embargo, dice que trabajó durante años y la hipótesis de aquel libro se sostenían. Entonces su postura dio un giro que se puede ver en libros como Colón. La historia nunca contada, que acaba de publicar en España: allí no sólo afirma que Colón era portugués, sino que da detalles sobre su presunta labor como espía de la corona lusa y hasta cuenta que fue él mismo quien hundió la Santa María para quitarse de encima a los sabuesos que le habían enviado los Reyes Católicos.

"Yo sé que el engaño a la corona castellana puede molestar en España, pero a mí no me interesa el tema de las nacionalidades, lo que me interesa son los motivos para que pintaran a este hombre como un navegante ignorante de Génova cuando, evidentemente, no era ninguna de las dos cosas", cuenta Rosa desde su despacho de investigador en la Universidad de Duke, Carolina del Norte (Estados Unidos). Aunque reconoce que la investigación aún presenta algunas lagunas, sobre todo en lo que tiene que ver con el árbol genealógico del navegante, Rosa dice que está convencido de que Colón nació en Portugal, de que tenía un linaje noble y que el descubrimiento de América fue parte de una maniobra de la corona portuguesa para alejar a Castilla de las rutas marítimas que se disputaban en Africa y Asia.

La principal hipótesis de Rosa es que fue el propio Rey Juan II de Portugal el que envió a Colón a Castilla y lo conectó con un círculo que tenía llegada a la Reina Isabel. Según su teoría, los portugueses ya estaban al tanto de la existencia de América y hasta el propio Colón habían realizado un viaje secreto a Canadá en 1477. Pese a ello, consideraban que las rutas hacia Africa y Asia, en las que competían con España, tenían un mayor potencial económico que las de ese otro continente aún por conocer. El proyecto de Colón de llegar a Oriente viajando hacia Occidente encubría las verdaderas intenciones del navegante y de la corona portuguesa. "Colón trabajaba para la corona castellana, que era la que se quedaría con los territorios, pero a la vez para la portuguesa, que se quitaba a los castellanos de las espaldas en Africa y la India verdadera". Rosa incluso sostiene que la Santa María nunca naufragó en la costa de Haití sino que fue Colón mismo el que la puso en tierra para quitarse de encima a los enviados de la Corte castellana que controlaban su expedición.

El relato del navegante genovés pobre que pide audiencias como un mendigo tampoco convence a Rosa. "Es muy difícil que el hijo de un tejedor genovés tuviera acceso a las Cortes. Piense en el caso de Manuel Zelaya, ahora entró en la Embajada de Brasil en Honduras por ser quién era, pero ni le hubieran abierto las puertas si era un plebeyo cualquiera". El principal indicio sobre el linaje noble de Colón es, para él, su casamiento con Felipa Muñiz. "No hay espacio para que un tejedor de lana llegue a Portugal en 1476 y se case con una comendadora de la Orden de Santiago, una noble cuyo enlace debía aprobar el Rey, en 1479, apenas tres años más tarde".

En su libro, Rosa dice que Colón era el hijo de un rey polaco que, tras ser derrotado bochornosamente por los otomanos, se ocultó en la isla de Madeira. Sin embargo, su identidad y el linaje noble de sus descendientes era un secreto conocido en las altas esferas portuguesas, lo que explica el enlace con una integrante de la nobleza. "El porqué del nombre Colón es lo que estoy investigando ahora. La esposa de Enrique el Alemán, que era a su vez el rey polaco, tenía una abuela que se llamaba Cecilia Colonna, que era de los Colones importantes de Italia. Probablemente, el apellido fuera un guiño para seguir conectado a su familia", explica Rosa.

Entre los argumentos a favor del Colón portugués, el historiador echa mano de los testimonios lingüísticos. "En España, Colón le escribía a Gaspar Gorricio, un fraile genovés que era conspirador suyo, y lo hacía en castellano. Además, en todos sus textos y cartas en castellano Colón intercalaba palabras en portugués".

2 comentarios:

JC Conde de Orgaz dijo...

Interesantísimo

Rebeca dijo...

Aquí en España salió esa noticia hace un tiempo, luego nadie volvió a mencionarla, supongo que a expensas de los avances en la investigación, pero sobretodo se hacía hincapié en la nacionalidad de Colón, en el hecho de que no fuera Genovés si no como bien dices tú portugués, pero bueno, ya se sabe que la historia siempre la escriben los vencedores y para mí no todo es creíble a pies juntillas.